TU LUZ INTERIOR
SANANDO EL ALMA Y ACTIVANDO EL AMOR
 












BIENVENIDOS A EXPLORAR EL MUNDO DE LAS CREENCIAS LIMITANTES


En esta sección, me gustaría compartir lo que son las creencias limitantes
que los seres humanos hemos ido acumulando a lo largo de nuestras vidas
y que ahora nos podemos dar cuenta a donde nos han llevado,
como nos han servido, para que nos han servido
y que uso o abuso hemos hecho de estas creencias.

Al darnos cuenta en lo que creemos, nos daremos cuenta del mundo que hemos creado, suena medio complicado; sin embargo, los individuos somos producto de lo que creemos, de nuestros pensamientos y esa es la realidad que creamos.
Las creencias son las ideas que tenemos de lo que es cierto para nosotros.
Las creencias están condicionadas por la cultura, por la sociedad,
por la familia, por la educación que hemos recibido en el hogar y en la escuela. 

Krisnamurti decía que solo cuando nuestras mentes estén libres de ideas
y de creencias, podremos actuar correctamente. 

La realidad sobre las creencias es un tema tan personal que lo importante de este camino es darnos cuenta cuales son nuestras creencias, y evaluarlas a tal punto que podamos vaciarnos de todas las creencias que ya no nos sirven. 

Entonces empezaremos a explorar las creencias generales
que han limitado a los seres humanos y para empezar este recorrido
compartiremos lecturas y experiencias encontradas en la web y otras experiencias personales desde la perspectiva de Cristal.


 

Libérate De Tus Creencias Limitantes

 

El día de hoy, he decidido hablar acerca de Qué son las Creencias Limitantes, y como liberarse de ellas con el fin de lograr lo que nos proponemos en la vida.

Las creencias limitantes pueden detenernos en momentos cruciales de nuestras vidas, sin embargo muchas veces estas creencias son invisibles para nosotros. Controlan muchos de nuestros pensamientos y comportamientos tras bambalinas, lo suficiente como para disminuir o impactar negativamente los resultados que obtenemos con nuestros lo que hacemos.

Por ejemplo, si tienes la creencia equívoca de que “Los Errores y Las Fallas son Malos”, entonces evitarás muchas experiencias de aprendizaje y crecimiento, pues deberás fallar algunas veces si realmente quieres adquirir nuevas habilidades.

Otro ejemplo de esto puede ser, cuando tienes la creencia de que el rechazo es algo malo, con esto no lograrás más que evitar aproximarte a nuevas personas, y por tanto dejarás de lado suficientes conexiones sociales importantes, como para que sea algo en lo que debas pensar a partir de ahora.

¿De Donde Vienen Las Creencias Limitantes?

Muchas de esas Creencias Limitantes se instalan en nuestras mentes durante nuestra niñez, pero no siempre es el caso.

El patrón viene siendo que nuestra mente dibuja una generalización falsa basada en uno o más eventos, de tal manera que le asigna significados cuestionables a dichos eventos, y dichas interpretaciones nos quitan poder.

Como resultado, nuestra mente nos bloquea al no permitirnos tomar ciertas acciones, incluso cuando en ciertos casos sean estas razonables e inteligentes opciones.

Para eliminar una creencia limitante, no es suficiente identificarla y conocerla a fondo. Puede que conozcas algunas de tus creencias limitantes, pero saber de ellas no es necesariamente suficiente para evitar que sigan operando junto con tu vida.

Puede que sepas que el rechazo no es tan malo después de todo, pero tu mente inconsciente sigue condicionada a evitarlo. El conocimiento y la consciencia sobre las creencias limitantes, es una parte muy importante de la solución, pero no es la solución como tal

Cómo Eliminar Creencias Limitantes

Primero debemos comprender, que nuestras Creencias, son hechos acerca de nuestra realidad, que aparentan ser ciertos de alguna manera. Confiamos en que nuestras creencias son representaciones precisas sobre nuestra realidad.

Intelectualmente podrías saber que tu creencia es falsa, y aún así, seguir creyendo.

Por ejemplo, podrías encontrarte con la creencia limitante de que “No Eres Lo Suficientemente Bueno”.

Aún teniendo evidencia, sobre tu pasado, que te permita saber que has tomado decisiones correctas, que has adquirido la experiencia, y que efectivamente te has destacado el área involucrada.

Pero no, tu creencia sigue siendo, que no eres suficientemente bueno.

Inicialmente, con el objetivo de lograr liberarse de Creencias Limitantes, es necesario realizarse a sí mismo preguntas como: ¿Soy Suficientemente Bueno?.

Posiblemente la respuesta ahora sea: .

Sin embargo, esa puede ser una indicación intelectual de lo que piensas sobre ti. Claro, cuentas con las habilidades, la experiencia, y la motivaciónsuficiente… aún así, no sabes porque has llegado inconscientemente a la conclusión de que no eres bueno.

Y con el objetivo de averiguar el porqué de dicha conclusión, podemos analizar el asunto por el lado de que lo bueno, solo puede ser determinado desde un punto de vista relativo. Relativo a lo que pienses tu, y los demás.

El hecho de que creas que no eres suficientemente bueno para algo, puede provenir de que los demás te hayan hecho pensarlo de esa manera. Recuerda que una creencia, se instala en nuestras mentes a través de múltiples experiencias que hemos vivido, desde las cuales hemos concluido ciertos hechos aparentemente ciertos estadísticamente.

La mayoría de las veces, el pensar que no somos buenos para algo, proviene de nuestros padres, o parientes cercanos, e incluso amigos.

Muchas veces nos vemos rechazados, regañados y señalados por no haber hecho algo cómo se esperaba, cuando se esperaba, y de la manera convencional.

Muchas veces nos damos cuenta de que hemos hecho algo que para nuestra percepción era bueno, divertido, inteligente, pertinente, oportuno, o imposible de dejar pasar; pero cuando nos enfrentamos al hecho de que las demás personas lo ven diferente, tendemos a pensar entonces que no tenemos razón. De que nada de lo que creíamos era cierto, y que por tanto nuestro criterio pierde poder y nos sentimos menos buenos para algo. Incluso si ese algo, se trata únicamente de vivir.

Adicionalmente, algunas creencias pueden empezar a conformar otras.

Por ejemplo, al pensar que no eres suficientemente bueno para algo, puedes empezar a pensar que cometer errores y fallar, es malo. Puedes pensar que no eres capaz. Que no eres competente.

Con el objetivo de eliminar o liberarse de una creencia limitante, es indispensable analizar cual es posiblemente la fuente de dicha creencia, identificar de donde proviene, o como has llegado a la conclusión de que los hechos son, como lo dictan tus creencias.

No es posible eliminar una creencia que te limite, si no te has dado cuenta de cuál es verdaderamente su origen. Con respecto a No Ser lo Suficientemente Bueno, la raíz de dicha creencia puede ser la manera como tus padres te han tratado.

Quizás en tu niñez muchas veces dudaron de ti, se lamentaron, y te hicieron saber que no eras o hacías lo que ellos esperaban. Posiblemente te hicieron sentir mal con sus palabras o actos, haciéndote creer que no eras lo suficientemente bueno.

Pero es posible que jamás te lo hayan dicho de esa manera. Es más, su intención nunca fue la de hacerte sentir menos. Su intención, o la forma de ver dicha situación es que ellos querían lo mejor de ti, y lo mejor para ti, porque te querían.

O quizás esperaban demasiado de ti para la edad que realmente tenías, cuando se es adulto a veces se pierde la noción del tiempo en cuestión de experiencias. Conforme aprendemos cosas queremos que todos los demás estén a la altura nuestra, y este es un gran error con los niños, pero aún así ocurre.

La buena noticia es que es fácil darse cuenta, de que No Ser Suficientemente Bueno, es tan sólo el significado que se le da a la manera como nos han tratado.

Pongámoslo de esta forma, imaginando tres escenarios diferentes:

  1. Te encuentras en tu cuarto, leyendo un libro y no tienes intenciones de salir. De pronto, empieza a llover. ¿Cómo percibirías la lluvia en ese caso?… posiblemente con indiferencia.
  2. Ahora supongamos que eres un granjero, y que ocurre la misma situación con la lluvia, llevas esperando días a que llueva, y finalmente tus cultivos se podrán beneficiar. Ahora, podrías en este caso sentirte muy bien y agradecer porque ha llovido.
  3. Y finalmente, vamos a suponer que es el día de tu boda, tienes todo preparado justo en un lugar abierto. De repente, la misma lluvia de los dos casos anteriores llega de manera inclemente. Posiblemente odies el hecho de que haya llovido.

Pero no es la lluvia lo que está mal.

No es el evento como tal el que tiene implicaciones positivas o negativas. Así como no lo fue en su momento, el rechazo o insatisfacción (desilusión) de tus padres o amigos.

Es el significado que le damos a dichos eventos. En los ejemplos anteriores, los significados que le damos a la lluvia, dependerán mucho de nuestras condiciones actuales. Así como los significados que le demos a todos los eventos que lleguen a nuestras vidas.

Que ocurra algo, no necesariamente debe ser etiquetado universalmente como bueno o malo, sin antes haber analizado el contexto y el punto de vista. Se trata de que todo en este mundo es relativo. Incluso el bien y el mal son relativos.

Para algunas personas algunas circunstancias o acciones pueden ser malas, para otras buenas, y para otras no tener importancia alguna.

Lo importante, es detectar cuándo le estamos dando a las cosas el significado que le estamos dando, y porqué.

Cuando logras identificar el porqué del significado que le asignas a tus experiencias, te das cuenta de que las creencias que has desarrollado a partir de eso han sido creadas en tu mente.

Con esto llegamos a la conclusión de que tu mismo creas tus creencias. Tú mismo has desarrollado en tu mente todo en aquello que ahora crees.

Y yendo un paso más allá, nuestras creencias determinan nuestra forma de actuar, ya sea consciente o inconscientemente.

Por tanto, es importante que sepamos cuales son nuestras creencias y porqué.

Porque si lo analizamos desde un punto de vista lógico tenemos lo siguiente:

  • Yo mismo creo mis creencias.
  • Mis creencias determinan mi vida.
  • –> por tanto, Yo Mismo Creo Mi Vida.

Cuando comprendes que tú mismo eres el escultor de tu existencia, es que te das cuenta de que puedes cambiar el curso de las cosas y puedes efectivamente llegar a donde sueñas, con sólo determinar qué creencias son las que te limitan.

Muchas veces no nos damos cuenta de que creemos fielmente en hechos que consideramos reales, cuando dicha realidad se ha formado en nuestra mente a partir de pocas experiencias o paradigmas probablemente sin sentido.

Cuestionarse acerca de la dudosa proveniencia de nuestras creencias puede llegar a ser suficiente para darse cuenta de que dichas creencias están mal. Cuando nos damos cuenta de que algo en lo que confiamos o creemos está mal, inmediatamente la duda nos permite poco a poco irnos deshaciendo de eso en lo que creemos.

Si por ejemplo te das cuenta de que tu creencia de que no eres lo suficientemente bueno para algo ha sido algo que tu inocentemente has concluido por la manera como te han tratado, es posible dilucidar el hecho de que eso no es más, que una falsa idea a la que te has hecho con pocos o nulos argumentos.

Tus padres o amigos nunca quisieron que creyeras que eres un bueno para nada, simplemente querían lo mejor para ti, y esperaban lo mejor de ti, ellos fueron en ese caso la lluvia que llegó a ti. Sin embargo, pregúntate en que estado llegó esa lluvia, y cuál fue la manera como la percibiste.

Pues es esa manera como se perciben los eventos, la que conlleva a que le asignemos diferentes significados en nuestras mentes, y con ello a consolidar creencias que finalmente afectarán nuestro comportamiento, toma de decisiones y con eso, los resultados que obtengamos en la vida.

Ahora que lo sabes, puedes empezar a cuestionarte acerca de cuales son tus creencias limitantes, analizar su origen, y ver si efectivamente son lo que son, o son lo que tu crees y piensas que son.

Porque cuando te das cuenta que una creencia con la cual llevas años viviendo, estaba equivocada, no pasarán más que unos minutos en que te libres de ella y puedas empezar a actuar en consecuencia.
Autor: Juan Sebastián Celis Maya

http://www.sebascelis.com/liberate-de-tus-creencias-limitantes/

Cómo Detener Las Creencias Limitantes

 

Muchos de nosotros tenemos Creencias Limitantes.

Ideas y pensamientos en nuestra mente que nos convencen de no ser “suficientemente buenos” para lograr alcanzar nuestras metas.

¿Por qué parece tan difícil liberarse de dichas creencias negativas respecto a uno mismo?

Bueno, tomando como referencia el excelente artículo de Katherine Giraldo, podemos analizar lo siguiente:

Por lo regular, la dificultad se encuentra en que reforzar un lenguaje positivo (¡¡¡tipo “yo SI puedo!!!”) no funciona. Y si funciona, realmente no está atacando a la raíz del problema.

Un lenguaje más positivo con uno mismo, realmente viene a ser lo mismo que una aspirina para una migraña. Podría ser una solución pronta y eficaz durante unas horas, pero no es una cura a la enfermedad.

Y obviamente con cualquier tipo de enfermedad, lo que queremos realmente es encontrar la cura. Y no aliviarnos por un rato más sabiendo que luego seguiremos viviendo los mismos problemas.

Es justo esto lo que ocurre con la mente, pues ésta puede enfermar. Y decimos que tenemos una mente enferma simplemente cuando los pensamientos, actitudes y acciones que tengamos, vayan en detrimento de nosotros mismos.

Comprender cómo surgen las Creencias Limitantes es fundamental para atacar el problema de raíz.

Y la razón principal por la cual tenemos Creencias Limitantes, es debido a nuestra Mente Subconsciente. O más bien, debido a su condicionamiento y tendencia a pensar y razonar de ciertas maneras.

Nuestras bases cognitivas nos llevan a pensar respecto a nuestros problemas y dificultades –y a sacar conclusiones de ello– de formas diferentes, lo que resulta finalmente en diferentes tipos de conclusiones.

Este concepto es conocido como “Juicio Reflexivo” y no aplica únicamente a las creencias limitantes, pero las explica de una manera prodigiosa.

La Teoría del Juicio Reflexivo categoriza nuestra forma de pensar en 3 niveles. Cuando crecemos como personas, y aplicamos el Desarrollo Personal, vamos subiendo de nivel.

Esto también explica por qué la gente que no se ocupa de estudiar temas sobre crecimiento personal, se queda estancada en niveles inferiores.

O en otras palabras, la teoría del Juicio Reflexivo nos muestra que nuestras creencias limitantes, en realidad son el resultado de qué tan Desarrollada o Sofisticada se encuentre nuestra manera de pensar y razonar las cosas.

Por lo tanto, mejorando nuestra forma de pensar y convirtiéndonos en mejores y más sofisticados pensadores, podremos reducir las Creencias Limitantes en nuestra vida.

Finalmente, si comprendes en qué nivel estás, puedes ayudarte a ti mismo a transicionar al siguiente nivel.

Primer Nivel: Creer Lo Que Las Figuras De Autoridad Dicen

Este es el Pensamiento Rígido.

Otras personas te dicen que no puedes, por lo tanto tú te lo crees. La influencia de personas que consideres autoridades en ciertos temas te puede afectar negativamente (podría ser un familiar o amigo tuyo, o el escritor de un libro).

Por ejemplo, la sociedad dice que sólo las personas especiales pueden convertirse en actores, “Eso Significa Que Yo No Puedo Ser Un Actor, Porque Soy Simplemente Normal”.

Segundo Nivel: Creer Que El Éxito No Aplica Para Todos

Aquí hablamos del Pensamiento Ambiguo.

La incertidumbre y la duda, no poder saber “Cómo” ser exitoso, porque no se confía en que realmente exista una manera. Las personas en este nivel usualmente creen que los exitosos son simplemente “diferentes” a ellos.

O tienden a pensar que estos personajes han hecho cosas, que ellos jamás podrían hacer. Siguiendo con el ejemplo de los actores, alguien podría pensar “Los actores son atractivos y tienen dinero, yo no tengo esos privilegios”.

Tercer Nivel: Creer Que Existe Una Manera Correcta De Actuar

Y finalmente, el Pensamiento Basado en la Evidencia.

No hay lugar para las creencias limitantes, porque definir el éxito, simplemente se reduce a una serie de conceptos lógicos y analíticos. Las personas en este nivel por lo regular SABEN que existen maneras probadas de triunfar, y que sólo se requiere su acción enfocada.

Por ejemplo, alguien podría decir: “Comprendo que para ser un buen actor, no sólo tendré que esforzarme y obtener habilidades y talentos a través de la práctica, sino que deberé mejorar mis relaciones y conseguir contactos importantes, mediante los que pueda potenciar mi carrera. Sin esto, no lograré nada. Será un gran esfuerzo, pero no dudo en que si le dedico mi tiempo, esfuerzo y dedicación, puedo triunfar”.

Por lo tanto: El tercer nivel empodera a las personas, les dice que ellos pueden salir adelante si llevan a cabo una serie de pasos ordenados. En vez de creer que no se puede, o dudar de sí mismos, tienen ante todo la evidencia de su entorno.

Las personas en este nivel saben que otros han triunfador. Saben cómo lo han hecho, y conocen cuáles rasgos tienen en común para ellos poder desarrollarlos.

Y no, éstas personas no son perfectas, ni logran el éxito todo el tiempo. Pero lo que sí logran, es tener una mente totalmente libre de Creencias Limitantes, por lo que cuando se proponen iniciar un nuevo proyecto, lo más probable es que lo logren.

http://www.sebascelis.com/como-detener-las-creencias-limitantes/


Aquí podemos ver un ejemplo de creencias a nivel de gráfico. 



¿QUE SON LAS CREENCIAS LIMITANTES
Y COMO NOS PUEDEN AFECTAR A FUTURO?


Las creencias limitantes son una percepción de la realidad que nos impide crecer, desarrollarnos como personas o alcanzar todas esas cosas que nos hacen ilusión. Es algo que realmente no es cierto pero que como si lo es para nuestra mente y eso es lo que vale para nosotros, lo damos por bueno.Puede ser algo con lo que hayamos convivido desde pequeños o que se haya incorporado en nuestra vida a través de alguna experiencia u opinión.

Si nosotros creemos que no podemos el cerebro ya nos predispone para eso. En el fondo también hay una gran parte de miedo por lo que puede pasar, aunque nosotros ya visualizamos el futuro, naturalmente desde la parte catastrófica y pensando en todo lo que nos va a ir mal en vez de todo lo que puede ir bien.

Ejemplos de creencias limitantes:
  • La búsqueda de empleo:

– No voy a encontrar ningún trabajo interesante.
– Seguramente habrá 100.000 candidaturas y no van a escoger la mía.
– Es imposible que encuentre trabajo pero tal y como está todo seguro que no me gustará o me pagarán mal.
– No lo sabré hacer mejor busco algo inferior a mi categoría; cómo me van a decir que no ni lo intento; si emprendo un negocio seguro que me saldrá mal con mi suerte.

 

  • La promoción a un nuevo trabajo:

– Yo no valgo para ese ascenso.
– Aún no estoy preparado todavía para presentarme a esa candidatura seguramente no daré la talla.
– No creo que me merezca un aumento de sueldo, cualquiera de mis compañeros lo hacer mejor que yo.

 

  • La búsqueda de pareja:
 Nadie se fijará en mi; seguramente me dirá que no, mejor me evito el ridículo.
– Para que voy a ir a esa fiesta no lo pasaré bien.
– No tengo nada en mí que pueda gustar a otra persona.
– Todas las chicas que pueden valer la pena sólo se van a fijar en chicos guapos y musculosos.

 

A veces también se deben a “una” sola experiencia un poco negativa del pasado y que ya damos por aplicable en toda nuestra vida.

  • En el colegio recité una poesía y me quedé en blanco, yo es que no sirvo para hablar en público.
  • Siempre estropeo las cosas, mejor que ni lo intente.
  • Ya me decían que no servía para nada, cosa que hago, cosa que sale ma

Si cambias tus creencias
y tu actitud verás que cambiará todo a tu alrededor.

 
En otros casos son ideas que nos han repetido desde pequeñitos pero que no son ciertas.
  • Mostrar los sentimientos es de débiles.
  • Tengo que ser duro en el trabajo para hacerme respetar.
  • Los que han hecho tanto dinero o les ha llegado por familia, un golpe de suerte o robando.
  • No se puede confiar en la gente, todo el mundo va a la suya, uno debe ser competitivo para triumfar.

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *