TU LUZ INTERIOR
SANANDO EL ALMA Y ACTIVANDO EL AMOR











 
¿QUE SON LAS CREENCIAS?
 
Una creencia es el sentimiento de certeza sobre el significado de algo. Es una afirmación personal que consideramos verdadera.

Las creencias, que en muchos casos son subconscientes, afectan a la percepción que tenemos de nosotros mismos, de los demás y de las cosas y situaciones que nos rodean.

Muchas personas tienden a pensar que sus creencias son universalmente ciertas y esperan que los demás las compartan. No se dan cuenta que el sistema de creencias y valores es algo exclusivamente personal y en muchos casos muy diferente del de los demás. Nosotros no vivimos la realidad en sí, sino una elaboración mental de la misma. Lo que hace que la vida sea un constante manantial de esperanza y ricas alternativas o una inevitable fuente de sufrimiento. Lo que vivimos tal como lo vivimos, depende más de la representación y elaboración de nuestro mapa mental, que del territorio "real" en sí. Por lo tanto el mapa no es el territorio.
A través de nuestro sistema de creencias y valores damos significado y coherencia a nuestro modelo del mundo, al que estamos profundamente vinculados. Cuestionar una de nuestras creencias puede desestabilizar todo el sistema al afectar a aquellas otras que se derivan o están relacionadas con ella. Esta es la razón por la que somos muy reacios, en muchas ocasiones, a modificar alguna de nuestras creencias.

Las creencias se forman a partir de ideas que confirmamos o creemos confirmar a través de nuestras experiencias personales.

Cuando una creencia se instala en nosotros de forma sólida y consistente, nuestra mente elimina o no tiene en cuenta las experiencias que no casan con ella.

Las creencias son una fuerza muy poderosa dentro de nuestra conducta. Es bien sabido que si alguien realmente cree que puede hacer algo, lo hará, y si cree que es imposible hacerlo, ningún esfuerzo por grande que éste sea logrará convencerlo de que se puede realizar. Todos tenemos creencias que nos sirven como recursos y también creencias que nos limitan. Nuestras creencias pueden moldear, influir e incluso determinar nuestro grado de inteligencia, nuestra salud, nuestra creatividad, la manera en que nos relacionamos e incluso nuestro grado de felicidad y de éxito.

Son ideas que en un momento determinado llegaron a nosotros y porque si creímos, como el que cree que mañana sale el sol. Las creencias se han ido formando, ocupando un espacio, una energía, se han ido materializando dentro de nuestros conceptos más arraigados. Vienen a partir de lo que nos han dicho, de lo que hemos vivido, son maneras que nosotros creemos tener y ser, y que vienen más de otras personas, educadores, padres, experiencias de nuestros padres, por los medios de comunicación o en el momento que algo nos ha sucedido muy fuerte y se ha producido una impregnación en nuestro consciente o en nuestro inconsciente. Creencias a veces escondidas en nuestro inconsciente, y que están teniendo una repercusión extraordinaria en nuestras vida, y es difícil acceder a ellas .


TIPOS DE CREENCIAS
Existen dos tipos de creencias:
Creencias globales:
Son generalizaciones que hacemos sobre la vida, el mundo, las personas, etc.
Ejemplos: La vida es bella. La vida es dura. La gente es amable. Los perros son peligrosos. Las mujeres, los hombres son un desastre...
Reglas
Son pautas que rigen nuestro comportamiento.
Ejemplos: Si tengo un buen coche la gente me considerará. Si aprendo de mis experiencias y me desarrollo, tendré éxito en mi vida. Si tengo ingresos fijos, entonces tendré seguridad. Si afirmo mi personalidad, seré rechazado.

Las creencias, por otro lado, pueden ser potenciadoras o limitantes. Las primeras nos ayudan y potencian la confianza en nosotros mismos y en nuestras capacidades, permitiéndonos afrontar con éxito situaciones complejas. Las segundas nos restan energía y nos inhabilitan para afrontar determinadas situaciones.
Si nos creemos incapaces de aprender o consideramos que ya pasamos el período de nuestra vida en el que nos era fácil aprender cosas nuevas, estaremos bloqueando cualquier oportunidad de desarrollar nuevas competencias y habilidades.

También puede ocurrir que nos cueste mucho esfuerzo aprender muchas habilidades, porque al adquirirlas fácilmente nos quitarían la razón a nosotros mismos (de esta forma confirmamos nuestra propia creencia).
Para conseguir un pleno control de nuestra vida, debemos conocer cuáles son nuestras creencias esenciales, cambiar aquellas que nos estan limitando y resolver los conflictos que pueden existir entre distintas creencias.
Cuando somos capaces de ver nuestras sombras y aceptar nuestras partes somos capaces de poner luz a nuestro camino. Es importante conocer nuestras creencias. Yo creo algo con respecto a lo que oigo, veo, vivo, hago. Yo puedo decir las mismas palabras a muchas personas, y cada una entender cosas distintas, porque cada uno tenemos creencias distintas.

¿Cómo se forman?
La creencia tiene que ver con la educación, y la primera infancia, donde nos enamoramos de nuestros padres, y hemos creído prácticamente todo lo que ellos nos han dicho. Que yo era buena o mala, que es difícil comunicarse con los demás, que los hombres no lloran, que la enfermedad es sufrimiento y culpa... No sólo lo que hemos oído, sino de lo que hemos visto. Cuando yo veo materializada la idea, por ejemplo de que el mundo es un lugar peligroso o de que cuesta mucho ganar dinero, porque mi padre llega tarde a casa, porque le veo sufrir, le veo preocupado, porque vivo la escasez económica, que al final es escasez energética, porque veo materializado aquello que se dijo en un momento determinado, inmediatamente voy a llevarlo a mi vida, voy a convertirlo en creencia, y como consecuencia voy a materializarlo. Por eso es tan importante que tengamos conciencia de los pensamientos que nos abordan, y del lugar que esos pensamientos están ocupando en nuestra psique, en nuestro inconsciente.

Si yo tengo dentro de mí una creencia de "La vida es dura", de alguna forma yo estoy materializando o buscando en la vida dureza. Yo voy a convertir mi vida en algo difícil, porque debajo hay una creencia. Si tú crees que la vida es dura, tu vida es dura. No te vas a encontrar gente con esta creencia y que su vida sea fácil. Uno va llevando a la práctica lo que cree.

"Los hombres son agresivos", y yo te digo no eso es una creencia, y tú dices no es verdad, porque yo en mi vida no hago más que ver hombres agresivos, es que mi padre me pegaba, mi marido mi pega, y eso claro sostiene tu creencia, y yo doy poder a lo que creo, y el poder de mi mente es extraordinario. Si yo pienso que los hombres son agresivos, no voy a estar con hombres tiernos, respetuosos y delicados. Las creencias se han formado en nuestra primera etapa. Si a ti te han dicho de pequeño "tu no vales" y resulta que de mayor te echan de los trabajos, hay debajo una creencia de que no vales o no mereces, y ahí está el origen de que nos relacionemos con personas que nos confirman y vienen a ratificar lo que tú has creído.

Una creencia de "los hombres siempre me dejan" va a llevar siempre una experiencia, a través de la cual consigo materializar la idea, siempre al final los hombres me dejan..


Clases de Creencias:
Creencias sobre la causa:
Puedes tener creencias acerca de lo que causa algo. ¿Cuál es la causa de que no consiga perder peso?.¿Cuál es la causa de que siempre me dejen los hombres?. ¿Cuál es la causa de que nunca tenga dinero? ¿Cuál es la causa de que me echen de los trabajos?. La respuesta primera es la primera creencia. Por ej. En la primera pregunta podrías contestar: "Porque mi familia es propensa a engordar". La palabra "porque" (explícita o implicita) suele indicar una creencia sobre la causa.

Creencias sobre el significado:
Se pueden tener creencias sobre el significado. ¿Qué significa que tenga una persona cáncer?.¿Qué significa que los hombres me dejen? ¿Qué significa que me echen de los trabajos? ¿Qué significa que nunca tenga dinero?. Acaso puede significar que no valgo, o que la vida es dura. Que eres una mala persona y mereces castigo o que debes introducir cambios en tu forma de vivir. Lo que tu respondas es otra creencia que estás teniendo.

Creencias de identidad u origen:
Las creencias sobre la identidad engloban causa, significado y límites Cuando tu cambias tus creencias acerca de tu identidad, te conviertes de algún modo en una persona distinta. Como ejemplo de creencia limitadora sería: No valgo nada, no merezco tener éxito o si obtengo lo que quiero perderé algo
No es lo mismo creer que no soy capaz de sobresalir en una materia que creer que soy tonto. No es lo mismo decir: No soy capaz de controlarme con la bebida, que decir Soy alcohólico y siempre seré alcohólico. Cualquier cosa que asumamos como parte de nuestra identidad comenzará a ejercer un impacto muy profundo en nosotros.
¿De dónde viene la creencia? ¿Cuál es el origen de la causa del significado?, pues que lo he visto, en que mi padre era débil, porque mi madre decía que....


La verbalización
No puedes ir en contra de tus ideas, por lo tanto es tu mente, el vehículo por el cual tú vas a tener un tipo determinado de vida. La paz se consigue cuando somos capaces de unir la mente con lo que decimos y lo que hacemos. La verbalización, es darle fuerza al pensamiento, convertir en sonido la idea. La palabra es tremendamente poderosa, el verbo se convierte en acción, puedes comprobarlo prestando atención a tu forma de hablar, a como nos comunicamos con los demás, a lo que decimos en la comunicación. A cada momento estoy hablando de mí, cuando defino a lo que me rodea, y a quienes me rodean, es muy importante ese nexo de unión entre mi pensamiento y mi palabra, y que me hace plasmar fuera, lo que creo que se de mí.. Un "yo no voy a poder" "va a ser difícil" "lo intentaré pero", está lanzando fuera de mi una energía, que va a materializarse en un acto muy concreto. Va a convertir en realidad lo que he dicho, y de nuevo podré ralentizar y comprender que lo que he pensado, se ha convertido en palabra, y la palabra se ha convertido en materialización. Lo que pienso, lo que digo y lo que hago, está siendo la semilla de lo que voy a recoger. Es importante tomar conciencia, porque eso puede cambiar nuestra vida. Puedo cambiar desde el momento, que puedo localizar esos pensamientos que van contra mi propia libertad. Desde el momento que soy capaz de escuchar cuando hablo, y darme cuenta, de que me estoy dando cuenta de cómo hablo, y cambiar mi manera de hablar, y que tomo conciencia de lo que lanzo al mundo. Ahí está la paz, la de dentro a afuera, y no de fuera a dentro, para que yo pueda ser lo que soy realmente, para lo que yo he sido enviada a esta planeta tierra, la paz entre lo que digo y lo que hago.

La congruencia
La congruencia se da cuando asumes plenamente un compromiso consciente e inconsciente con un objetivo o comportamiento determinado. Comer correctamente y mantener el peso adecuado e fácil si "todas las partes" de ti quieren hacerlo, si utilizas la fisiología adecuada y si tienes unas buenas estrategias para seleccionar y consumir alimentos. En cambio, resulta muy difícil si teme que comer de un modo sano reducirá tu disfrute de la vida.

La Incongruencia
La incongruencia es a menudo la causa de que algunos comportamientos sean muy difíciles de cambiar. Cuestiones como fumar, beber, reducir peso, etc. Son problemáticas porque una parte de ti quiere cambiar, pero otra parte (a menudo inconsciente) obtiene algún beneficio positivo del comportamiento que pretendes cambiar. Por ej. Una mujer puede tener dificultades para perder peso porque teme que, si lo pierde, los hombres se sientan atraídos hacia ella y eso le produciría ansiedad.
Los conflictos internos (incongruencias) adoptan muchas formas. Puede haber problemas de congruencia entre lo tu deberías hacer y lo que quieres hacer. Por ejemplo, quizás pienses que deberías dejar las drogas porque es perjudicial para la salud, pero en realidad quieres seguir tomándolas porque es lo único que te hace ser rebelde de esta sociedad.

Las creencias "no puedo" son más difíciles de identificar que las "debería", porque la persona se está diciendo: "Si quiero hacerlo, pero es que no puedo". La persona parece ser perfectamente congruente (se lo parece sobre todo a ella misma), pero algo le impide hacer lo que quiere. Por lo general, a la persona le parece que es saboteada desde el interior (surge el "terrorista"). Las creencias "no puedo" suelen proceder de improntas inconscientes.

Improntas:
Una impronta es un acontecimiento pasado significativo a partir del cual te formaste una creencia o un conjunto de creencias. Lo más importante de las experiencias pasadas no es el contenido de lo que ocurrió, sino la impresión o creencia que la persona se formó a partir de esta experiencia.
Por ejemplo las mujeres maltratadas durante la infancia es frecuente que se casen con hombres que las maltraten de adultas, o los hombres acostumbrados a que les pegaran en la infancia tienden a maltratar a sus hijos. Es posible que las personas maltratadas en la infancia hayan recibido la impronta de que éste es el comportamiento característico que se asocia con padres, madres, esposos o esposas.
Una mujer dijo: "a veces me siento poseída por mi madre". A medida que la persona crece y le cambia el cuerpo, es característico que le sea más fácil equipararse con el comportamiento del adulto. Las improntas no son necesariamente lógicas. Se trata de una cosa intuitiva, que ocurre típicamente en los períodos críticos de desarrollo.

Lo que tú eres como adulto depende en muchos aspectos de la incorporación de los modelos adultos con lo que te criaste.

¿CÓMO TRABAJAR CON LAS CREENCIAS?
Por ejemplo, creo que estar en mi peso es muy difícil. Empezaremos a hacernos una serie de preguntas.
¿Qué ocurriría si volvieras a ser esbelta? ¿Qué te lo impide? ¿Qué dice acerca de ti el el hecho de que no hayas sido capaz?

¿De dónde viene? ¿Dónde lo he aprendido? ¿Dónde lo he visto? ¿Cómo se materializa en mi vida? ¿Cómo lo provoco? ¿Cómo lo busco?, ¿qué te dijeron en tu infancia? ¿Qué escuchaste decir a tus padres o seres cercanos sobre ti? ¿Qué creencias adoptaste como tuyas? ¿Qué ideas tenían otros de ti y te creíste?. Recordar que la etapa de la infancia es la de la credulidad. Si sólo escuchaste, "tú eres mala", probablemente trataste de alcanzar tu modelo de bondad hasta un extremo que no dejases fluir tu vida. ¿Y que es para ti ser mala? Contestar, gritar, decir lo que piensas, etc., y así no vives la vida tal y como es, sino desde el personaje que te crees. Pero todo lo que reprimimos en el inconsciente está queriendo todo el tiempo salir al exterior para descargarse, pero nuestra mente consciente lo impide mediante un tremendo esfuerzo.

Porque fíjate cuantas oportunidades nos da la vida en un momento determinado, en un segundo de cambiar la dirección de los acontecimientos. Esos ligeros movimientos son como las maniobras cortas en la conducción de un coche, yo voy con un volante recto, pero si lo muevo mínimamente voy a otro lugar.


LOS VALORES:
Los valores son los estados a los que las personas dan importancia. Por ejemplo, éxito, seguridad, amor, felicidad, etc.

Un valor es una palabra que indica algo elevado en la jerarquía de nuestros intereses. Los utilizaremos continuamente, en muchos casos de forma inconsciente, para juzgar lo que está bien y lo que está mal. Son etiquetas que utilizamos para indicar diferentes niveles de placer o dolor.

Ciertos valores como la justicia, el amor, la libertad, la salud que denominamos valores primarios designan lo que es más importante para nosotros, es decir, lo que queremos alcanzar en nuestra vida. Estos valores, sin darnos cuenta, dirigen realmente nuestra vida y tienen una influencia tremenda sobre el desarrollo de nuestras capacidades porque nos indican que esos estados son los únicos que merece la pena alcanzar.

Existen otros valores que llamaremos secundarios como el dinero, el trabajo, etc. Que nos permiten alcanzar el valor primario que está detrás (el que realmente nos importa).

Nuestros valores se instalan en nosotros como consecuencia de nuestras experiencias de dolor y placer. Nuestras experiencias personales y la forma de actuar de las personas que nos rodean conforman nuestra escala de valores.

Todas las personas tienen una jerarquía de valores que está dentro de una de las dos categorías siguientes:

Valores hacia los que se tiende:

Son estados que se desea alcanzar dado que producen gran satisfacción.
Por ejemplo: felicidad, respeto, cariño, etc.

Valores de los que se huye:
Son estados que me producen desagrado o insatisfacción.
Por ejemplo: frustración, manipulación, humillación, etc.
Si una persona conoce sus valores más importantes y su jerarquía, sabrá cuáles son las motivaciones internas que le mueven a actuar para alcanzar sus metas y cuáles son los estados que tratará de evitar a toda costa. Sus valores estarán condicionando permanentemente su comportamiento, muchas veces sin ser consciente en ello.
Si una persona descubre sus valores, conocerá a que presta atención su mente. Si esa persona cambia la jerarquía de sus valores cambiará su destino.

Es pues conveniente que diseñemos e instalemos en nosotros unos valores y creencias que nos hagan fácil la vida, que nos permitan sentirnos felices y ganar cada día independientemente de lo que suceda. Estos valores y creencias nos deben permitir disfrutar al cien por ciento del viaje de nuestra existencia, además de ayudarnos a alcanzar las metas que consideremos importantes.

EJERCICIO
Cierra los ojos. Respira profundamente. Y recuerda ahora una situación repetitiva de tu vida, de esas que por mucho que te lo propongas inmediatamente se repite, automáticamente tu actitud. Tu pensamiento, tu sentimiento. Puede ser una situación de miedo, rabia, frustración, resentimiento. Deja que te venga esa situación. Y localiza ahora cuál es el pensamiento que genera lo demás. Quizás te sientes sin poder para hacer algo en esa situación. Hay un "no puedo" o hay una expectativa de algo doloroso, desagradable. Algo como cristalizado, como si la vida se hubiese parado, y siempre fuera así.

Procura ahora encontrar un pensamiento distinto, como un rio que fluye, y que nunca es igual, que aquella persona por ejemplo, que no crees que jamás puede cambiar, verla distinta. Aquella situación que parece trabada, verla distinta. Aquella idea que está parada en el tiempo, que evolucione, que se transforme. Y ese pensamiento que causa esa parálisis, que causa esta situación trabada, adiéstralo, quítalo del medio, y deja que surja una nueva visión, una nueva salida.

Piensa en algo que tú creas que puedes hacer y compáralo con algo que te limita. Determina la diferencia. A continuación, toma la creencia limitadora y hazla igual que la cosa que tú crees que puedes hacer. Si no puedes hacerlo porque algo te lo impide, averigua qué es.

El propósito del ejercicio es conseguir que la limitación se vuelva más parecida a la creencia con plenitud de recursos. Consigue que la creencia que no crees se parezca lo más posible a la que si crees.


COMENTARIO:
Las creencias no se basan necesariamente en un sistema de ideas lógico. De hecho, son notoriamente refractarias a la lógica. Su función no es coincidir con la realidad. Puesto que tú no sabes realmente qué es lo real, tienes que formarte una creencia: es un asunto de fe. Es muy importante tener esto en cuenta cuando se trabajan las creencias limitadoras.

Abraham Maslow explica una anécdota que ilustra bien este punto. Un psiquiatra trataba a un hombre que creía ser un cadáver. Pese a todos los argumentos lógicos del psiquiatra, el hombre persistía en su creencia. Finalmente, en un destello de inspiración, el psiquiatra le preguntó: "¿Pueden sangrar los cadáveres?". El paciente respondió: ¡Eso es absurdo!. Los cadáveres no sangran". Tras pedirle permiso, el psiquiatra le pinchó el dedo con una aguja y extrajo una gota de sangre roja. El paciente quedó mirando el dedo, completamente atónito, y al cabo exclamó: "¡Qué me aspen! ¡Ahora resulta que los cadáveres sangran!". Es un relato humorístico, pero algunas veces es cierto cuando una persona padece una enfermedad mortal. La creencia es: "Ya soy un cadáver, ya estoy muerto, y ningún tratamiento servirá de nada. Lo más inteligente que puedo hacer es dejar de luchar contra lo inevitable". Es una dura creencia, porque en el estado actual de nuestros conocimientos nadie puede asegurarle si se pondrá bien o no. Una mujer hizo un estudio sobre "cien supervivientes de cáncer", con la esperanza de averiguar qué tenían en común, y lo más interesante fue que no logró encontrar ninguna pauta común en el tratamiento seguido por cada una de esas personas. Los supervivientes habían recibido toda clase de tratamientos distintos. Sin embargo, una cosa tenían en común: todos los supervivientes creían que el método de tratamiento que estaban siguiendo iba a dar resultado en su caso. Era la creencia, no el tratamiento, lo que marcaba la diferencia.

TIPOS DE CREENCIAS:
Creencias sobre la causa
Puedes tener creencias acerca de lo que causa algo. ¿Qué causa el cáncer? ¿Cuál es la causa de que una persona sea creativa? ¿A qué se debe que su negocio sea próspero? ¿Qué le hace fumar? ¿Cuál es la causa de que no consiga perder peso? La respuesta que des a cada una de estas preguntas será una declaración de creencia. Podrías decir: "Tengo mal genio porque soy irlandés" o "Mi familia es propensa a úlceras" o "Si sales sin abrigo cogerás un resfriado". La palabra "porque" (explícita o implícita) suele indicar una creencia sobre la causa.

Creencias sobre el significado
Se pueden tener creencias sobre el significado. ¿Qué significan los acontecimientos, o qué es importante o necesario? ¿Qué significa que una persona tenga cáncer? ¿Significa eso que es una mala persona o que está siendo castigado? ¿Significa que se ha propuesto matarse?. O ¿Significa que debe introducir cambios en la forma de vivir?
¿Qué significa que no puedas dejar de fumar? ¿Significa que eres débil? ¿Significa que eres un fracasado? ¿Significa simplemente que todavía no ha integrado dos partes de su personalidad?.
Las creencias sobre significado se traducirán en comportamientos congruentes con la creencia. Si tu crees que tus dificultades para dejar de fumar se derivan de la existencia de dos partes no integradas, probablemente trabajarás para integrarlas; si crees que significa que eres débil, quizá no emprendas ninguna acción hacia la integración.

Creencias sobre la identidad
Las creencias sobre la identidad engloban causa, significado y límites. ¿Cuál es la causa de que tu hagas algo? ¿Qué significan tus comportamientos? ¿Cuáles son tus límites personales?. Cuando tu cambias tus creencias acera de tu identidad, te conviertes de algún modo en una persona distinta. Como ejemplos de creencias limitadoras sobre la identidad se podría citar: "No valgo nada" "No merezco tener éxito" o "Si obtengo lo que quiero, perderé algo". Las creencias sobre la identidad son también las que pueden impedirte cambiar, sobre todo porque muy a menudo no eres consciente de ellas.

En resumen las creencias pueden ser de significado, de identidad y de causa. Pueden referirse al mundo exterior, incluyendo a las demás personas, o pueden tener que ver con su propio "yo" y su identidad.
Las creencias son en gran medida procesos inconscientes de pensamiento organizado. Puesto que son principalmente inconscientes, resultan difíciles de identificar.


OBSTACULOS PARA IDENTIFICACION DE CREENCIAS
Confirmación en los demás
Así pues, uno de los problemas que plantea la identificación de creencias es que tu, como ayudante, tiendes a buscar la confirmación de tus propias creencias en la otra persona, y así tratas de hallar historias semejantes a tus creencias, tanto si habían existido como sí no.
Pista falsa
Freud nos habla de la angustia difusa (angustia causada por un conflicto inconsciente). Según él, la persona que tiene este problema sólo es consciente de la sensación de angustia, de manera que inventa razones lógicas para explicar lo que siente, y esas razones lógicas no tienen nada que ver con sus sensaciones de angustia. Suelen ser personas "obsesivo compulsivas" cuyo origen residía en la represión sexual. Hoy en día se sabe que esos sentimientos se derivan de conflictos internos que son, ciertamente inconscientes, pero que con frecuencia no tienen nada que ver con la sexualidad.
Cortina de humo
Cuando se trabaja con una creencia sobre la identidad, o que es muy dolorosa, con frecuencia, la creencia se oculta tras cortinas de humo. Cuando la persona se queda nublada o confusa, justo en el momento en que se empieza a llegar a algo realmente importante, y siempre es el miedo. Debe enfrentarse con una creencia relacionada con su identidad, dolorosa o desagradable, y no quiere reconocerlo ni ante sí misma.


LA IDENTIFICACION DE CREENCIAS
Las creencias limitadoras se formulan con un lenguaje característico que tiene que ver con lo que la persona puede o no puede hacer, debe o no debe hacer y debería o no debería hacer, o cuando te dicen "yo soy así", "tengo pésima ortografía", "soy una persona obesa". Estas afirmaciones indican creencias de identidad, que limitan la idea que la persona tiene de sí misma y de lo que puede hacer para cambiar.
También pueden expresarse como fenómeno de causa y efecto, con el lenguaje siguiente: "si.. entonces,," "si no rezo mis oraciones, seré castigado", "si afirmo mi personalidad, seré rechazado", "justo cuando empiezo a tener éxito, todo me va mal".

Cuando se pregunta: ¿Qué dice acerca de ti el hecho de que no hayas sido capaz de cambiar esto?", y a veces se obtiene una respuesta de la expresión de una creencia de identidad. Puedes preguntarte ¿Qué es lo que quieres, que te impide tenerlo?". A continuación se puede anclar la respuesta que se obtenga (una sensación de malestar, un vació mental., etc.) , y remontarse desde ahí hasta la experiencia que sentó los cimientos de la creencia.

Si pretendes cambiar tu identidad o alguna creencia tuya limitadora:
Tienes que saber cómo hacerlo.
Tienes que querer tu objetivo de un modo congruente
También debes tener la creencia de que te es posible hacer ese cambio.
Si falta alguno de estos elementos, el cambio no será completo.


ESTRATEGIA DE REALIDAD
Piensa en algo que hubieras podido hacer ayer, pero que tú sabes que no lo hiciste. Compara mentalmente las dos cosas: ¿cómo puedes determinar qué hiciste una y no hiciste la otra?. La diferencia puede ser sutil, pero la calidad de tus sensaciones kinestésicas, imágenes y sonidos será distintas. Al comparar la experiencia imaginaria de la real, examina tu experiencia interna: ¿Están situadas en el mismo lugar de tu campo visual? ¿Es una más clara que la otra? ¿Una es una película y la otra es una foto fija? ¿Hay alguna diferencia en la calidad de tus voces interiores?. La calidad de la información que tenemos en nuestros sentidos está de alguna manera codificada con mayor precisión en la experiencia real que en la imaginaria, y eso es lo que marca la diferencia. Tú tienes una "estrategia de realidad" que te permite conocer la diferencia.

Al identificar tu estrategia de realidad, podrás determinar con precisión, cómo has de pensar para convencerte de que algo es lo bastante legítimo para que tú lo hagas.

Muchas personas han intentado cambiar o reprogramarse visualizando que han alcanzado el éxito deseado. Para la gente que utiliza esto como estrategia natural, el resultado será bueno. (Si predomina la submodalidad visual). Para las personas que oyen una voz que les dice: "No puedes hacerlo" "No lo lograrás", la programación visual no dará resultado. (Porque predomina la submodalidad auditiva). Tendrás que hacer que sea coherente con las cualidades de tus imágenes, sonidos y sentimientos internos. (Estas cualidades se llaman submodalidades).


ESTRATEGIA DE CREENCIA
Al igual que las estrategias de realidad, tienen una estructura consistente de imágenes, sonidos y sensaciones que opera de un modo en gran medida inconsciente. Las estrategias de creencia son una serie de procedimientos de prueba que utilizamos para decidir si algo es creíble o no. Esta clase de prueba suele ser en forma de submodalidades, o sea las cualidades de tus imágenes, sonidos y sensaciones.

Las estrategias de creencia son distinta de nuestras "estrategias de realidad" porque no podemos someterlas a prueba mediante controles de realidad basados en los datos sensoriales. Como están sumamente estructuradas, pueden durar toda la vida, lo cual es una suerte, ya que sin estas estrategias nuestra comprensión de nosotros mismos y el mundo no serían estable.

El problema es que las estrategias de creencia funcionan de forma automática y duradera tanto con las creencias limitadoras como con las que nos impulsan hacia el desarrollo de nuestro potencial. Por fortuna, tienen una estructura definida susceptible de ser inducida, de manera que también pueden cambiarse.

EJERCICIO PARA IDENTIFICAR ESTRATEGIAS DE CREENCIA
Piensa en algo que tu creas que puedes hacer y compáralo con algo que te limita. Determina la diferencia. A continuación, toma la creencia limitadora y hazla igual que la cosa que tu crees que puedes hacer. Si no puedes hacerlo porque algo te lo impide, averigua qué es.

El propósito del ejercicio es conseguir que la limitación se vuelva más parecida a la creencia con plenitud de recursos. Consigue que la creencia que no crees se parezca lo más posible a la que si crees.

ANCLAS
Las anclas son procesos de estímulo respuesta por los que un estímulo externo se hace corresponder con un estado interno o conjunto de representaciones. Por ejemplo una canción determinada que nos dispara hacia una experiencia anterior cada vez que la oímos. Pero esta asociación, estímulo respuesta se puede disparar a voluntad. Si se establece un ancla cinestésica, se puede mantener estable un estado mientras dura el contacto, por ejemplo tocando el hombro de la persona.

IMPRONTAS
Una impronta es un acontecimiento pasado significativo a partir del cual te formaste una creencia o un conjunto de creencias. Lo más importante de las experiencias pasadas no es el contenido de lo que ocurrió, sino la impresión o creencia que la persona se formó a partir de esta experiencia.

Por ejemplo las mujeres maltratadas durante la infancia es frecuente que se casen con hombres que las maltraten de adultas, o los hombres acostumbrados a que les pegaran en la infancia tienden a maltratar a sus hijos. Es posible que las personas maltratadas en la infancia hayan recibido la impronta de que éste es el comportamiento característico que se asocia con padres, madres, esposos o esposas.

Una mujer dijo: "a veces me siento poseída por mi madre". A medida que la persona crece y le cambia el cuerpo, es característico que le sea más fácil equipararse con el comportamiento del adulto. Las improntas no son necesariamente lógicas. Se trata de una cosa intuitiva, que ocurre típicamente en los períodos críticos del desarrollo.

Lo que tú eres como adulto depende en muchos aspectos de la incorporación de los modelos adultos con los que te criaste.

http://www.galeon.com/gemart/CREENCIAS.htm

 
 
Las Creencias Limitantes
y el Primer Paso para Deshacerte de Ellas
 
¿Alguna vez has estado a punto de lograr algo importante en tu vida
y de pronto hiciste algo para sabotear tu propio éxito?


Tal vez ya llevabas una semana haciendo dieta, estabas yendo al gimnasio y de pronto,
sin ninguna razón aparente empezaste a faltar al gimnasio y volviste a comer de más.


Tal vez estabas concentrado en un proyecto,
ibas progresando muy bien pero había algo dentro de ti que evitaba que finalmente lo termines.


O tal vez alguna vez llamaste a un cliente para cerrar una venta
pero en el fondo no querías que conteste el teléfono.


Pareciera como si diéramos dos pasos hacia adelante en nuestra vida,
pero luego diéramos tres pasos hacia atrás.

 
¿Por qué sucede esto y cómo podemos evitarlo?

LAS CREENCIAS LIMITANTES

La respuesta está en tus creencias limitantes y te explicaré por qué.

Pero antes, quiero que nos detengamos a analizar qué es una creencia.


Una creencia es un sentimiento de seguridad sobre algo.

Si tú crees que si viajas te vas a divertir, entonces tienes la seguridad de que al viajar la vas a pasar bien. Por esta razón, buscarás formas de poder viajar más seguido.

Si crees que te si te quemas te harás daño, harás lo posible para poder evitar quemarte.

 
Bastante básico y simple ¿verdad?
¿Pero qué sucede cuando la creencia que tienes limita tu desarrollo?

¿Qué sucede cuando crees que si ganas más dinero tendrás mucho más trabajo
y te sentirás más estresado?
O
¿qué crees que pasaría si crees que si comes sano y vives saludable tu vida sería aburrida?
 
A estas creencias se le llaman creencias limitantes porque evitan que progreses. Piénsalo, si crees todo esto difícilmente podrás ganar más dinero y bajar de peso o verte mejor ¿verdad?

Bien, ahora tú podrías estar pensando “yo no tengo esas creencias”.

Está bien, tal vez no tengas estas creencias conscientemente pero si hay algo en tu vida que quieres lograr pero aún no logras, déjame decirte que tienes más de una creencia limitante.


El primer paso para eliminarlas

Entonces ¿cómo puedes deshacerte de ellas?

Hay muchas formas de deshacerte de este tipo de creencias, pero la más importante de todas es la primera: reconocerlas.

Si no eres consciente de tus creencias limitantes, entonces nunca podrás deshacerte de ellas y, como consecuencia, siempre darás dos pasos hacia adelante y tres pasos hacia atrás.

Míralo de esta forma:
Tu mente siempre luchará por evitar el dolor y buscar el placer. Si en tu mente, conseguir algo te causará dolor o evitará que consigas placer, nada de lo que hagas valdrá la pena porque encontrarás una forma de sabotearte a ti mismo.

Un claro ejemplo de esto son las personas que tienen la creencia de que ganar más dinero es ser materialista y es malo. Ellas nunca podrán ganar dinero y si lo hacen lo perderán fácilmente. Por esta razón es que quiero que tú puedas reconocer las creencias limitantes que podrían estar evitando que logres lo que quieres en la vida, lo que sea que fuera.

Reconoce tus creencias limitantes: Para poder reconocerlas quiero que pienses en dos creencias limitantes que puedes tener. Estas creencias podrían ser alrededor de las relaciones, del dinero, de la vida, de tu peso.

Algunos ejemplos de creencias limitantes son:

§  Si gano más dinero seré criticado/a
§  Si expreso mis sentimientos seré lastimada/o
§  Ser vulnerable es un signo de debilidad
§  Si bajo de peso, entonces ya no me querrán como antes
§  Si engaño a mi pareja entonces soy “más hombre” o “más mujer”

Ahora quiero que te preguntes a ti mismo que ¿cuáles son las creencias limitantes que tengo en mi vida? Piénsalo por un momento y escríbelas. Te sentirás completamente libertado/a y nadie te juzgará ni te criticará, todos tenemos al menos una.

Yo seré el primero. Hace algunos años estas eran dos de mis creencias limitantes:

1. Necesito agradarle a todos para poder ser feliz. Esta creencia evitaba que fuera yo mismo y me mantenía preocupado por el qué dirán todo el tiempo. Sentía una carga encima de mí para agradarle a las personas.
 
2. No puedo ser feliz con una sola mujer.
Creía que no se podía ser realmente feliz con una sola persona. Pensaba que en el futuro, luego de casarnos la relación seguramente ser deterioraría y nos terminaríamos engañando el uno al otro.
La verdad es que haber eliminado esas creencias limitantes por creencias que me permitan ser realmente feliz en la vida fue una de las mejores cosas que me ha pasado.

Ahora es tu turno
Hoy sé que la verdadera felicidad proviene de amarse a uno mismo y sé que una relación de pareja puede estar llena de pasión y de amor y que el tiempo nunca es impedimento para esto. Por eso mi intención el día de hoy es que tú puedas liberarte de las creencias que te limitan y que puedas sentirte realmente libre y puedas tres dos pasos hacia adelante y luego dos pasos más. Para eso, empieza reconociendo al menos dos y así sucesivamente. 
 
https://www.nelsonportugal.com/creencias-limitantes/

 
LOCALIZA TUS CREENCIAS LIMITANTES
 
Si al leer el listado que hay a continuación, algo se mueve en tu interior o te sorprendes diciendo "SÍ" con la cabeza... es señal de que tienes Creencias Limitantes frenando Tu Vida.
..............................................................................................................................................................
"No soy lo suficientemente bueno"
"Los demás sí que son capaces, pero yo no"
"Los ricos nunca son honrados"
"No soy feliz pero, ¿quién lo es?"
"Más vale lo malo conocido..."
"Hay que conformarse con lo que uno tiene"
"No soy tan interesante como los demás"
"Cuando alguien discute me dan ganas de salir corriendo a un lugar seguro "
"No me siento cómodo tomando decisiones, prefiero que los demás lo hagan por mí "
"Me siento culpable cuando le digo NO a alguien"
"En una conversación, prefiero escuchar, lo que yo tenga que decir no es tan importante"
"Aunque no me guste cómo soy, no puedo cambiarlo, desde pequeño me han dicho que yo era así "
"Nunca se puede estar bien del todo, es normal tener dolores"
"Es que a mí no se me da bien"
"Eso es demasiado difícil para mí "
"No sé cómo ha podido salirme un/a hijo/a así "
"¡Yo a tu edad ya estaba trabajando y era responsable, no como tú!"
"¡Nunca llegarás a nada!"
"¡Toma ejemplo de ........, él/ella sí que ha sabido hacer las cosas como se tienen que hacer!"
"No soy suficientemente..... "
"No se puede tener demasiado dinero y seguir siendo buena persona"
"No sé lo que quiero"
"Esto es lo que hay que hacer, lo que yo quiera no importa"
"La gente siempre se ha aprovechado de mí "
"Es inútil intentar cambiar las cosas, siempre van a ser así "
"Sólo los locos se arriesgan"
.........................................................................................................................................................
"Te sorprenderás de lo rápido que pueden desaparecer y de todo lo que te impedíanconseguir"

http://laplumairisada.es/3.html
 
EJERCICIOS PARA TRANSFORMAR LAS CREENCIAS

Un nuevo ejercicio para transformar tus creencias más limitántes en potenciadoras
Hoy te traigo un ejercicio muy sencillo a la par que muy potente para que transformes tus creencias limitantes en potenciadoras.

Para empezar quiero explicarte lo que son las creencias.

Una creencia es un sentimiento de certidumbre sobre algo.Nuestras creencias se basan en la interpretación que le hemos dado a experiencias previas (reales o imaginadas con intensidad) y ajenas.

Paso 1.
Para hacer este ejercicio hazte con papel y un lápiz.
Durante los próximos minutos anota en un papel tres creencias que se te ocurran sobre:
La salud, la gente, los amigos,el compromiso,comer sano, vivir con abundancia, perdonar, el futuro, el éxito, el amor, la confianza, el deporte, las oportunidades, vivir con escasez, el fracaso, el dinero y el trabajo.

Si hay algún tema más que creas que puede venirte bien trabajar y no está aquí,puedes usarlo también.

Puedes usar estas dos fórmulas para descubrir tus creencias, rellenando los espacios vacíos con lo que piensas. Te sugiero que anotes 3 de cada con cada fórmula.

Fórmula nº1: ———— es———–
Ejemplo: La vida es bonita/dura

Fórmula nº2: Para tener amor hay que————
Ejemplo: Para tener amor hay que sonreír/sacrificarse

Paso 2.
Ahora siendo lo más honesto que puedas de nuevo anota a continuación las 6 creencias que tienes sobre ti mismo siguiendo estos dos ejemplos:

Yo soy———–
Yo merezco————

Paso 3.
Coge dos folios, divide el total de creencias que has escrito en limitantes y potenciadoras. En el primer folio vuelve a escribir las que crees que son limitantes y en el segundo, las potenciadoras, las que te benefician.

Paso 4.
De la lista de creencias potenciadoras elige las 5 que más te beneficien, que más te potencien, que más fuerza te transmitan y subrayalas con algún color que te guste.

Paso 5. 
Anota cada una de ellas a parte y la respuesta a las siguientes preguntas en cada caso:
– ¿Cómo me beneficia tener esta creencia?
-¿En qué sentido me beneficia?
-¿Qué efectos positivos tiene sobre mi,sobre mi vida,mi entorno,mi salud,mi economía,mi satisfacción personal…?
Cuanto más te extiendas mejor.

Paso 6.
Ahora vuelve a tu lista de creencia limitantes y revísela de nuevo. Elige las 5 más dañinas a tu parecer y contesta a las siguientes preguntas con cada una de ellas como hiciste antes:
– ¿Qué consecuencias ha tenido pensar así en el pasado para mí?
-¿Qué consecuencias tiene para mi pensar así hoy?
-¿Qué consecuencias podría tener mañana?
-¿Qué favorece el hecho de pensar así?
-¿Cómo es de real esta creencia?¿Es Cierta?¿Tengo argumentos reales que lo prueben?
-En caso de que sea una creencia transmitida por otra persona. ¿Es esa persona el modelo que quiero seguir en este caso?¿Ha obtenido los resultados que yo quiero?
-¿Qué precio pagaré por no desprenderme de esta creencia, física, emocional, económica y socialmente?

Paso 7.
Una vez hayas acabado REFLEXIONA, detenidamente sobre el precio que ya has pagado por creer en eso y sobre cómo afectará a tu futuro. Hazte consciente de las sensaciones que te produce y vincula cada creencia a la sensación más desagradable que puedas, recordando, o sencillamente imaginando lo malo que traerá. Dale a tu cerebro un motivo para querer abandonar esa ruta de pensamiento.
Cuanto más intenso lo hagas más fácil te será sacarlas de tu vida y transformarlas.

Paso 8.
Divide un folio en dos columnas, en una vuelve a anotar tus 5 creencias limitantes, y en la otra las 5 que eliges para sustituirlas.
Hay que darle una nueva ruta a la mente, y cuanto más beneficiosa sea mejor.

Por ejemplo:
Creencia limitante: Soy horrible
Creencia que la sustituye: Soy una persona maravillosa.

Apoya tus nuevas creencias con todos los argumentos que se te ocurran, cuantos más tengas más las reforzaras.

Y por último, la repetición es la madre de la excelencia, encuentra la forma de ver, leer y repetir tus nuevas creencias varias veces al día durante a menos un mes. Refuerzalas con fotos, con imágenes en casa, en e móvil en a pantalla de tu ordenador… y con sonidos agradables.

Comienza a condicionar tu conducta y cada vez que pienses en la antigua ruta haz algo que te ponga en evidencia o te disguste (siempre que no te dale físicamente) como por ejemplo: Cada vez que pienses en fumar o te digas algo feo sobre tu apariencia… mete un dedo en tu nariz o alza un brazo durante cinco minutos. Cuando lo hayas hecho varias veces la sensación de ridículo le dará a tu cerebro motivos como para condicionarse a no pensar en ello.

Eso si, elijas lo que elijas para condicionarte tienes que hacerlo siempre estés con quien estés, sea como sea.

De la misma manera, debes reforzar tus nuevas creencias positivas. Establece un sistema de puntos para premiarte, o si es algo muy potente establece un premio para cada vez que te acuerdes de sustituir la buena por la nociva.
Con el paso de tiempo esto lo hará tu mente sola que ya estará condicionada, y pronto tendrás hábitos que favorezcan las creencias potenciadoras y te habrás olvidado de las limitantes dándote la oportunidad de vivir una vida más alegre y plena y de alcanzar y aprovechar mejor las oportunidades.

https://protagonizatuvida.wordpress.com/2013/03/23/un-nuevo-ejercicio-para-transformas-tus-creencias-mas-limitantes-en-potenciadoras/